El Apego

, Compartir en:

El Apego

 

Nos apegamos absolutamente a todo, tenemos esa tendencia, unos más que otros. Esto es tan sutil …. Que muchas veces ni siquiera somos capaces de darnos cuenta.

Por eso quiero compartir con vosotros un artículo escrito por mí y que fue publicado en una web amiga, Natur, Agenda.

 

Nos apegamos a muchas cosas, que pueden ser materiales, como una casa, una forma de cocinar, cuantas son las veces que no nos animamos a cambiar la receta por miedo a que nos quede mal, el miedo nos paraliza con lo cual seguimos años y años, generación tras generación haciendo la misma receta, cocinando de la misma forma. El caso es que no nos planteamos que esta forma o receta puede ser mejorada, en los tiempos que corren hay nuevas tecnologías que pueden ser implementadas en la cocina  y nuevos productos que nos hacen más fácil nuestra receta.

Esto puede ser trasladado a nuestro trabajo, cuantas son las veces que no nos sentimos a gusto en nuestro trabajo, a lo mejor cumplimos el rol por el cual hemos hace años sentido el impulso de seguir , de formarnos, de invertir tiempo, dinero, esfuerzo en estudiar algo determinado. Y hoy nos encontramos trabajando en aquello que hemos querido, pero te has preguntado si la forma de trabajar es la que quieres? Te has cuestionado alguna vez que a lo mejor tú implementarías otras herramientas, lo harías diferente, o simplemente te rodearías de otro equipo de personas para trabajar en equipo y más a gusto.

Pero algo te detiene a cambiar de trabajo …el miedo, este te paraliza, te lo piensas una y otra vez, le das vueltas al asunto y no te atreves a cambiar de trabajo. Ese trabajo se va convirtiendo en tu zona de confort, con lo cual te vas adaptando, aunque no estés a gusto, no estés tranquilo y cómo quieres, el caso es que te conformas con lo que hay porque en el fondo tienes miedo a cambiar.

Esto nos sucede con las relaciones, con la parte emocional. Nos apegamos a determinadas formas de pensar, de sentir, de estar rodeados con determinadas personas.

Muchas veces pensamos por un segundo …. “ estaría mejor si estoy solo” pero justamente luego piensas “ que va… somos seres sociables , no podemos estar solos, hay que estar en grupo”. Y nos seguimos reuniendo con las mismas personas o colegas por no estar solo. Seguimos estando en la misma casa con las mismas personas por miedo a independizarme. Por miedo a “ seré capaz de enfrentarme a la vida sin ellos “ seré capaz de salir adelante solo? Muchas son las preguntas que vienen  y van en nuestra cabeza. Pensamos mucho, nos desgastamos de forma brutal pero no terminamos por accionar, de dar el paso, por miedo.

Nos apegamos absolutamente a todo, tenemos esa tendencia, unos más que otros. Esto es tan sutil …. Que muchas veces ni siquiera somos capaces de darnos cuenta.

Incluso a eventos que no han pasado pero sí que deseamos desde el alma que ese evento se cumpla. Pero el apego al evento es tal que lo que hacemos es retrasar el evento en lugar de atraerlo. Es como que si nuestra alma anhela algo porque así lo sientes dentro de ti,  hay que desapegarse de ese algo. Entonces es cuando ese algo viene a ti.

Porque dentro de ti existe la certeza absoluta de que así será. No hay dudas …. Esta lisa la confianza. Tampoco es cuestión de fé, sino de certeza al 100 por cien de que eso a algo mejor para todos los involucrados sucederá en tu vida, bajo la gracias de una fuerza superior a ti.

El apego a todas estas cuestiones y muchas más no tienen límites. Son muchos los ejemplos que pudiéramos poner. Tú mejor que nadie sabes a que me refiero.

 A veces hay personas que tienen apego a cuestiones emocionales, a determinados sentimientos, como el victimismo, el tener a todo el mundo a su vera tocándote la espalda, diciéndolo “pobre de ti”

Todo es perfecto, todas las posiciones son perfectas, tanto si estas en posición de verdugo o de víctima o de héroe, todas estas facetas están en nosotros, forman parte de algunos de los Yoes pero lo importante es ser conscientes de ellas y de equilibrarlas.

“Todo es perfecto… solo son experiencias que elegimos nosotros experimentar” frase que constantemente se repite cuando trabajo con los Registros Akáshicos. Ellos así ven todas estas cuestiones de la humanidad. Ellos lo ven desde un estado de No Juicio y de Amor Incondicional y siempre se nos está invitando a trabajar y operar para nosotros mismos y hacia los demás de la misma forma. Si le hiciéramos un mínimo de caso, tendríamos más Paz en nuestros corazones y esa paz, sería la misma que proyectaríamos al mundo. 

 Los apegos también son perfectos dicen esa gran consciencia llena de sabiduría llamada Registros Akáshicos. Estos pertenecen al humano, al personaje, al rol que interpreta el actor sobre un teatro. Pero tú no eres el papel que interpretas sobre el escenario, tú eres mucho más. Eres luz, paz, amor, eres esa Esencia, ese Ser que alberga dentro de tu corazón.

 Cada persona tiene su ritmo, su proceso y cada uno de los mortales, puede en la medida que así lo sienta tomar consciencia de este vasto mundo que no se puede resumir en un pequeño artículo de este blog. Para que poco a poco vaya despertando del sueño en el que la humanidad esta imbuido.

El despertar de la consciencia es entre otras cosas observarnos, para ir poco a poco darnos cuenta de todos los apegos que tenemos alrededor de nosotros, ya sea activos ( o sea, los que pertenezcan a nosotros mismos ) o pasivos ( apegos de la gente de nuestro entorno más cercano que nos hacen de espejo y nos muestran una realidad interna) 

De todas formas, la energía de apego es la misma, en mayor o menor medida pero es algo que nos incumbe y está bien tomar consciencia de ello, reconocer en que tenemos apego y de esta forma dejarlo ir.

En el punto en que nos encontramos ahora energéticamente es importante ir quitando capas para cada vez más, reconocernos como somos en realidad, para poder vernos como seres multidimensionales perfectos llenos de luz, de sabiduría , de paz, fuerza para poder enfrentar desde el amor todo cuanto nos acontece.

Teniendo la certeza al 100 % que todos estos apegos no forman parte de ti, porque pertenecen a tu personaje, al rol que interpretas, tú eres mucho más que todas esas capas que llevas encima. Cuando así lo sientas y siempre y cuando así lo desees en este momento tienes toda la ayuda para emprender el trabajo de ir quitándote lo que no es tuyo, de forma tal que puedas entrar en un estado de paz en lugar de la intranquilidad que el apego te aporta. En un estado de gracia y amor en lugar de un estado de odio que el apego te aporta. Que vayas entrando en un estado de seguridad que todo será lo mejor para ti, en lugar de un estado de duda y de falta de confianza que el apego te aporta. Entras en un estado de alegría y risa que permanecerá dibujada en tu cara en lugar de un estado de preocupación y ceño fruncido que el apego a lo que sea que tengas te aporta.  

¿Y sabes qué? Llegará un momento en que poco a poco te irás quitando todas esas capitas y de esta forma te iras reconociendo a ti mismo como verdaderamente eres. Un Ser luminoso, lleno de Paz en su corazón, con mucho amor para darte a ti mismo y proyectarlo sobre todo lo que existe. Te convertirás en una persona con mucha fuerza y confianza en sí mismo para emprender todo aquello que anhele tu alma.

Y por último estarás casi sin darte cuenta compartiendo con todos aquellos que te rodean una sonrisa preciosa que dibuja tu cara y que es digna de ver x todos.

  

Cristina Arias Barredo

 

http://www.terapiascuanticasrcw.com/

https://www.facebook.com/terapiascuanticasrcw

Boletin

Suscríbete a nuestro boletín, te mantendremos informado/a de nuestras ofertas y te enviaremos consejos de salud.

Webs Amigas

  • Natur Agenda

Este sitio web utiliza cookies para su funcionamiento. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Politica de protección de datos y cookies.