Muerte o renacer?? Final o comienzo?? Estamos en Dualidad

, Compartir en:

Muerte o renacer?? Final o comienzo?? Estamos en Dualidad

Hoy con ayuda de mis Registros Akáshicos quiero expresar un sentir en un día señalado para mi familia y amigos de mi padre, que decidió marchar a otro plano para continuar con su evolución espiritual un 27 de Agosto de hace 3 años atrás.

Estamos en un mundo dual … todos percibimos las dos caras de la misma moneda y es perfecto así.

El problema se da cuando la mente, ese ego que tenemos en esos diferentes Yoes de nuestra personalidad juzga, señala y etiqueta los diferentes comportares de las personas. Para más luego ponerles nombres… esto es “malo”, esto “bueno” esto “sirve” esto “no sirve”. Este acontecimiento o aquella persona “le hace daño” o “no le hace daño”. Así podríamos seguir enumerando muchas etiquetas…. Y según como sean ellas las vamos poniendo en diferentes cajones. Cada cajón tiene un color, uno es marrón, otro es blanco, verde, amarillo, violeta, Iñigo, rojo y podemos tener tantos cajones de colores como queramos.

Lo importante aquí que cada cajón tiene su vibración, cada uno tiene su energía y esta es diferente en cada uno de ellos, de allí que sus colores y lo que guardamos en ellos, cambien, porque cambia su frecuencia vibracional.

Todo en la vida es dual, fijaos el día y la noche, la luz y la oscuridad. No puede existir uno sin el otro, todo es necesario. Nosotros también tenemos sombras en nosotros, que, si así queremos podemos trabajarlas, aceptando y comprendiendo, para poder sentirnos cada día más en Paz con nosotros mismos. Pero no podemos eliminar ni tapar en las profundidades de nosotros a la sombra porque será peor.

Todo se trata de llegar a un equilibrio. Es como el símbolo del tao, comprender que todo es necesario y todo está en su justo equilibrio. Este equilibrio es único para cada persona, todos somos en esencia iguales pero a la vez diferentes, somos únicos e irrepetibles por tanto cada uno debe encontrar su propio equilibrio, su propio punto medio entre la luz y la oscuridad aceptando que esta existe y comprendiendo que podemos ir transcendiendo etapas, poco a poco. Es importante que cada uno de nosotros se marque su propio ritmo y no que pretenda ir al ritmo de los demás.

La aceptación es básica en todo, comenzando por nosotros mismos, por el momento en el que estamos ahora mismo. Luego comprendiendo y definiendo a dónde queremos llegar y enfocarnos hacia allí. Para así poder tomar la dirección en nuestra vida que nuestro corazón nos dicte.

La aceptación es tan clave para muchos temas en la vida de cualquier ser humano. Pero incluso en un tema como puede ser la “muerte de un Ser Querido” aquí también debemos aceptar el punto de partida.

Para luego poco a poco al ritmo de cada individuo ir comprendiendo que la muerte como tal no existe. Que hay diversas formas de verla. Todas ellas son perfectas, esto es lo primero … y lo segundo a tener en cuenta es que podemos elegir cual es la forma en que queremos enfocarla.

Está claro que una persona cuando fallece deja su cuerpo físico. No lo volvemos a ver o sentir como era antes. Pero también podemos verlo desde otra forma …. Podemos pensar que cambió de estado. Como cuando pones agua a calentar y llega después de un tiempo al estado de ebullición, la misma cambia de estado, pasa de líquido a vapor pero lo importante es que sigue siendo agua. Si la pones en el congelador, la misma se convierte en estado sólido, pero sigue siendo 2 moléculas de hidrógeno y una de oxígeno, o sea agua. Es distinta sí, tiene otra forma sí, molecularmente las mismas tomaron otra forma sí, pero en esencia sigue siendo agua.

Si podemos a la “muerte” como tal, darle otro sentido y comprender que es un cambio de estado, que el cuerpo, la materia perece pero la parte esencial, la parte espiritual o energética de esa persona sigue existiendo, no la vemos con nuestros sentidos físicos, ni le podemos abrazar o besar porque ha cambiado de estado, PERO de alguna manera sigue existiendo, avanzando y evolucionando en su camino hacia su verdadero hogar.

Si podemos aceptar que una parte de esa persona murió para dar lugar a otra forma más sutil, a algo energético que nos puede resultar nuevo, distinto, diferente pero que esto no significa que no exista. Entonces podemos sentirles, verles y oírles. Aunque esto último sea muy sutil y traspase la forma habitual de sentir, ver y oír.

Estoy hablando de ir un poco más allá de lo que vemos con nuestros ojos físicos.

Sufrimos con la “muerte” porque lo vemos como un final absoluto, lo vemos desde el dolor y el sufrimiento y está bien… es lícito si así lo queremos. Tenemos algo muy valioso que es el libre albedrío, por tanto tenemos la libertad absoluta de aceptar las realidades que consideremos en ese preciso instante. 

Muchas veces las aceptamos como válidas porque son la única realidad que conocemos. PERO esto no significa que sea la única existente.

Estoy convencida que nadie quiere sentir dolor y sufrir eternamente, pero a veces solo actuamos basándonos en las experiencias conocidas por nosotros. Y nos cuesta abrirnos a otras nuevas posibilidades, muchas veces tan solo por desconocimiento.

Con lo cual nos podemos abrir a una nueva forma de ver la “muerte”.

Nos podemos abrir a pensar que es un cambio de estado, que no es el final sino que esa persona ha compartido una pequeña parte de su vida junto a nosotros en su gran trayectoria como espíritu desde el origen de su existencia hasta la fecha.

Podemos abrirnos a una nueva forma de pensar y creer que sigue ahora su camino evolutivo de otra forma, en otro lugar y tiempo, en tanto nosotros seguimos nuestro camino como seres humanos aún en este plano físico y dual.

Podemos abrirnos poco a poco, a medida que solo así lo sintamos en nuestro corazón, que hay mucho más que nuestro cuerpo físico, que somos muy pequeñitos dentro de él gran Universo, pero a la vez dentro de cada uno de los Seres Humanos existentes en la Tierra, existe una gran chispa espiritual llena de fuerza, de alegría, de paz, de coraje y de lo más importante ese amor incondicional y contemplativo que nos permite observar sin juzgar y desde el amor más absoluto, abriendo nuestro corazón a distintas posibilidades y realidades como personas existen en nuestro mundo.

Comprendiendo que todo está bien, que todo pasa por algo, en el momento oportuno, aunque desde nuestra limitada mente no lo entendamos.

Que no existen muertes, ni finales absolutos, sino nuevos comienzos.

Podemos abrirnos a comprender que cuando algo muere, se cierra una puerta pero se abre muchas otras para dar lugar un nuevos comienzos.

Que las riendas las llevamos nosotros en todo momento, somos elección, somos libre albedrío. Elegimos hasta cuando decidimos que otros decidan por nosotros.

Es bonito darnos el PERMISO de contemplar otras realidades, otros puntos de vista, más luego poder con, darle permiso a nuestro corazón para que sea nuestro Ser quién elija por dónde seguir.

Namasté

Cristina Arias Barredo

http://www.terapiascuanticasrcw.com

Boletin

Suscríbete a nuestro boletín, te mantendremos informado/a de nuestras ofertas y te enviaremos consejos de salud.

Webs Amigas

  • Natur Agenda

Este sitio web utiliza cookies para su funcionamiento. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Politica de protección de datos y cookies.